Por qué volver a ver Chavela en el 2020

Por Davo Pinks

En plena pandemia, y gracias al mentado streaming, es más fácil conocer la vida y muerte de personas fieles a sí mismas que, como Chavela Vargas, tuvieron que enfrentarse a una sociedad hipócrita que “toleraba” lo diferente porque esa indulgencia implicaba diversión, siempre y cuando el chistoso no fuera parte de la familia. Por ello,  el documental “Chavela Vargas” ahora en Netflix, resulta ser una joya, porque que nos presenta al ser humano con metas, adicciones y tropiezos que cantó al desamor, tal vez, recordando el injusto abandono de sus padres por tener una hija diferente.

Fue por la genuina construcción de su tosca personalidad que Chavela triunfó con el aplauso de quienes cansados de la cultura de masas, encontraron en su aliento alcohólico la expresión honda de una mujer que jamás tuvo que maquillarse ni el cuerpo ni el alma para conmover mediante su aguardientosa voz.

 

Puede gustarnos o no su tan peculiar forma de decir las canciones, la realidad es que lo hizo como ella misma: dura, sin poses y llena de la melancolía propia de quienes lloran pero agarran piedras pa’ secarse. Se agradece también en este trabajo la presencia del gran José Alfredo Jiménez y el material de archivo que muestra la admiración que Kahlo, Rivera y Almodóvar sintieron por la extranjera más mexicana que tuvo la gloria de ponerse cuete con grandes figuras de la vida pública mexicana del Siglo XX.

Compartir
0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos Reservados CXPress 2018 | Magazine 7 by AF themes.
0Shares

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar