La Bruja de Texcoco y Dorian Wood hechizan al Esperanza Iris

Reseña: Dalia Cruz /Foto: Daniel Corona

La Bruja de Texcoco y Dorian Wood invocaron al amor y al respeto el pasado fin de semana en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris con un impresionante aquelarre musical donde desbordaron las emociones, el talento, la creatividad, la genialidad, entre tantas otras virtudes de estés artistas

La magia  inició con el performance de La Bruja de Texcoco, quien al despojarse de sus hermosas prendas regionales, nos contó cómo se encontró con su feminidad, cómo se convirtió en dicho personaje: “Una vez, cuando visité Texcoco, el curandero de ahí me dijo que yo era una mujer, una bruja y a partir de ese momento cambió mi forma de pensar, mi vestir y me convertí en la Bruja de Texcoco”.

Mientras se convertía en una sirena de dos colas, nos compartió anécdotas de sus primeros amores, de romances fallidos y juveniles, acompañada de su arpa veracruzana y en el micrófono la bandera que representa a la comunidad transexual. “Yo de niño soñé que era una sirena y hoy lo estoy cumpliendo”, confesó.

Con canciones de su disco De Brujas, Peteneras y Chachalacas, nuestra hechicera originaria de Magdalena Contreras, no perdió oportunidad de complementar su faldón, de imágenes de la Virgen de Guadalupe, con un peinado que llevaba una máscara de un demonio en la nuca. El infaltable son jarocho dictó su zapateado y tras múltiples tragos a su mezcal curado con flores, incluyó su presentación con “Té de malvón” y “No hay novedad” y un amplio aplauso.

Las cortinas de volvieron a abrir para recibir una impresionante versión de Macorina y “No Soy de aquí, ni soy de allá” en voz de Dorian Wood. “Qué bonito estar aquí. Es para mí un honor, no tienen idea de lo que siento. Chavela fue una gran líder, una gran lesbiana,poderosa, vivió su vida como quiso”.

En su momento, invitó a La Bruja de Texcoco para ofrecer una significativa y desgarradora versión de “La Llorona” combinada con náhuatl y versos donde la hechicera aderezó: “Nos faltan más de 43, este gobierno corrupto nos quiere desaparecer”. Momento perfecto para seguir con “Gracias a la vida”, de Violeta Parra, y donde Dorian Wood recordó a la difícil situación que están enfrentando la comunidad LGBTTTI+ y los migrantes: “Una lección para nosotros valorar estas dos culturas, que en este momento están viviendo persecución. Recordar que Chavela fue ambas; queer y migrante”.

 

Para hacer más inolvidable el concierto, apareció el Mariachi 2000 para acompañar al artista de orígenes costarricenses con “Piensa en mí” y como despedida “Vámonos” de José Alfredo Jiménez, no sin que antes Wood, de manera contundente, dejara en claro: “Siempre hemos existido y siempre vamos a existir. Nos dan palizas y celebramos, nos matan y celebramos. Siempre, más respeto, por favor”.

Compartir
0Shares
Derechos Reservados CXPress 2018 | Magazine 7 by AF themes.
0Shares

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar